El teatre Arnau: Comparatives incomparables

13 de gener de 2017 | +Teatres, Actualitat

El próximo 20 de enero, un grupo de expertos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) entrarán en el edificio para evaluar el estado real de la estructura. “Si se recuperó el Liceu, también se puede recuperar el Arnau”, asegura un especialista de esta comisión, que no quiere que este espacio pierda su esencia histórica.

Encara ens ressonen les paraules de Lluís Tejedor a la televisió d’Esplugues on va intentar comparar el tema de l’Arnau amb l’Artesà perquè va sortir un informe que deia que possiblement l’Arnau s’hauria d’enderrocar. https://www.facebook.com/salvemlartesa/posts/1112649712165538

El que no va explicar és que el procés de l’Arnau s’ha fet de forma participativa entre veïns, tècnics i arquitectes. Aquí no. Que es va fer així perquè ho van aprovar tots els grups del ple barceloní per la demanda de només 200 signatures. Aquí alguns d’aquests mateixos grups ignoren 3.686 signatures que demanen el mateix. Que allà un informe va dir que la rehabilitació podia ser inviable mentre a l’Artesà l’informe no només la contemplava sinó que la pressupostava. I la més evident és que amb l’Arnau hi ha voluntat real de preservar el seu patrimoni i es farà el que calgui. Per això s’ha decidit fer un segon estudi per fer-ho, i per això, encara que fos finalment inviable, sempre mantenen oberta la possibilitat de construir-ho tal com era. Aqui tota possibilitat fora de l’enderroc es va amagar i desestimar des del principi pels pocs tècnics i polítics que van decidir-ho.

Mireu si hi ha diferències que no va explicar Tejedor i com ens enganyen contínuament amb aquest tema. La protecció del patrimoni és una qüestió de voluntat i quan es vol no hi ha cap factor tècnic que sigui insalvable.

 

A continuació reproduïm l’article publicat el 11 de gener del 2017 i signat per Cristina Savall:

La voluntad de preservar el Arnau

El Ayuntamiento de Barcelona quiere dar una segunda oportunidad al teatro Arnau, el único de barraca que queda en la ciudad, aunque su estado sea ruinoso y lleve 16 años totalmente abandonado. Tras anunciar el pasado noviembre que las deficiencias estructurales imposibilitaban su rehabilitación y que tendría que ser derribado y levantado de nuevo, ahora Gala Pin, concejala de Ciutat Vella, comunica que la voluntad del consistorio es “preservar al máximo” este histórico escenario que se fundó en 1893.

“En febrero, podremos informar sobre el proceso participativo en el que cooperan cuatro grupos de trabajo para intentar salvar el Arnau, uno de ellos especialista en patrimonio”, expone Pin, como respuesta a la lucha de la Plataforma Salvem el Teatre Arnau, que no estaba de acuerdo con la decisión de derribarlo. La edil no ha querdio manifestarse sobre los posibles usos del futuro espacio, una cuestión que es nido de controversias políticas.

LA ESENCIA HISTÓRICA

El próximo 20 de enero, un grupo de expertos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) entrarán en el edificio para evaluar el estado real de la estructura. “Si se recuperó el Liceu, también se puede recuperar el Arnau”, asegura un especialista de esta comisión, que no quiere que este espacio pierda su esencia histórica.

Los arquitectos Antoni Sánchez-Fortún y Manel Bosch ya realizaron, por encargo del ayuntamiento, un informe estructural en junio del 2011, que determinaba que toda la instalación, sobre todo la cubierta y las vigas de madera estaban ya entonces muy deteriorados. Este documento concluía que el inmueble requeriría de un estudio exhaustivo de viabilidad y de rehabilitación más que dudoso.

El alcalde socialista Jordi Hereu anunció en febrero del 2011 que el consitorio había cerrado la compra a la Iglesia Evangélica China del antiguo teatro del Paral·lel, por algo más de 2 millones de euros. Desde entonces, su futuro está pendiente de una decisión.